Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.247


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 22

de julio de 2017

LILIANA TRUJILLO. ACTRIZ

“La televisión es la mentira más grande”

Con 25 años de carrera, la actriz, conocida por las telenovelas, logró su protagónico en Rosa Chumbe, cinta que se estrenará el 8 de junio.

23/4/2017


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

A la película Rosa Chumbe (2015), le sucede lo que a muchas cintas nacionales independientes: a pesar de los reconocimientos en festivales foráneos, tiene que hacer cola para estrenarse en la cartelera local. El 8 de junio la cinta dirigida por Jonatan Relayze arribará finalmente a las salas limeñas. 

Conversamos con Liliana Trujillo, quien por su rol protagónico en la cinta, ganó el premio a mejor actriz del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici 2016).

–¿Los cines locales deberían pasar más películas peruanas?

–No puedes obligarlos a que exhiban las películas, pero, de repente, se pueden crear espacios. En México existe una red de cineclubes donde hay películas independientes que se mantienen inclusive dos años, porque hay un público que quiere ver el otro cine.

–Rosa Chumbe es un personaje muy rico.

–Es un personaje particular: policía, ludópata y alcohólica. Es una maravilla, un regalo para cualquier actriz. Sirve para exorcizar todos tus demonios y si no lo has vivido, lo sientes, y ya está.

–¿A qué problemática nos acerca el personaje?

–A la salud mental. Pocas personas tienen la inteligencia de ser objetivos con sus acciones y sus vidas. Hay patrones de conducta. Si siempre te ha tocado un mujeriego o una chica superficial, por algo los encuentras. El problema no es el otro, siempre es uno.

–¿Cómo lograste compenetrarte con el rol?

–Recordé mis épocas en el TUC [Teatro de la Universidad Católica], que quedaba en el jirón Camaná, una zona bohemia. Y estudié la corporalidad de los policías. Pero el guión que escribió Relayze es un regalo. ¡Es un guión de ocho años y 11 versiones! Él tenía clarísimo lo que quería que haga, de qué manera y por qué.

–Fue un amor a primera lectura, digamos.

–Al inicio dije no, porque no me siento muy cómoda cuando los bebés tienen que ser sometidos a alguna situación de agresión en la tele o en una película. Pero Jonatan me tranquilizó explicando cómo iba a trabajar.

–Y luego vino el reconocimiento internacional.

–Siento que la película y el premio son de Jonatan. Si hubo un acierto, yo tengo el recurso, pero el ojo clínico es de Relayze.

–¿El protagónico y el premio sirvieron para reafirmarte como actriz?

–Fue decirme, “estoy en el camino correcto, no me equivoqué de profesión”. Ha sido una fortuna tener claro lo que quería ser y que mis padres no se negaran.

–También eres profesora de inicial.

–Estuve trabajando en las telenovelas de Michel Gómez, de pronto vino el ‘fujishock’ y no había dónde trabajar. Comencé a trabajar haciendo clases de teatro para niños. Ingresé a la Unifé y trabajé en aula con niños por cinco años.

–En octubre filmaste una cinta en Alemania [se estrenará a fines de este año].

–Todo es culpa de Rosa Chumbe. Soy sincera, no vi una diferencia abismal entre lo que se hace allá y lo que hacemos acá a nivel técnico: la mística del trabajo en el cine y el respeto por cada área son los mismos.

–¿Qué sientes cuando la gente te reconoce en la calle?

–Es abrumador. Hay gente que se acerca con mucha familiaridad. Hago mi vida normal, pero estás bajo el escrutinio de las personas: yo me visto muy sencilla para correr detrás de la combi y quieren que esté regia en todo momento, pero eso es televisión, la mentira más grande.

–Trabajaste en Magallanes bajo las órdenes de Salvador del Solar, quien ahora es ministro de Cultura. ¿Tienes muchas expectativas en su gestión?

–Soy una ‘Salvalover’. Salvador es una persona cálida, con humor. No dudo de sus intenciones y búsquedas para que todo sea justo para quienes están en el arte, ojalá lo dejen trabajar porque detrás hay un sistema. Es imposible pensar que lo pueda arreglar todo.