Tipo de cambio:

Compra: 3.245

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 26

de julio de 2017

MÚSICOS. CONDEMAYTA DE ACOMAYO

“Nosotros te hacemos llorar y bailar”

Emblemático conjunto es una de las leyendas vivientes de la música tradicional andina que se mantiene a la vanguardia de este género.

Considerada la leyenda viviente de la música tradicional andina, Condemayta de Acomayo, constituido por Saturnino Pulla y María Tintaya, es la agrupación por excelencia que –desde el Ombligo del Mundo– planteó un singular estilo, que impuso con un sinnúmero de elepés y sencillos en la década de 1970, y hoy se ha convertido en el rey del internet sobrepasando fácilmente el millón de vistas por cada uno de sus temas en el ciberespacio.

25/6/2017


Martha Fernández

mfernandez@editoraperu.com.pe

Ellos, María y Saturnino, mantienen su vigencia intacta. Discretos y humildes, los esposos y artistas viajan por todo el Perú y el extranjero manteniendo el arte y su música; siempre juntos y más unidos que nunca.

–La historia de ustedes comenzó hace ya 47 años

–María: Y no ha parado hasta hoy. Llegué a un año de formado el grupo y me quedé hasta hoy. En noviembre es nuestro aniversario y parece que fue ayer que comenzamos esta aventura musical, sin imaginar que iban a pasar tantas décadas. Y sí, vamos a seguir, con el favor del público, sobre el escenarios hasta que el cuerpo nos acompañe.

–Ustedes son los artífices de las composiciones más celebradas en la música tradicional cusqueña 

–María: Mis mejores años los viví en Iempsa, que fue la disquera que nos hizo grabar nuestro primer disco y fueron con ellos más de diez años de trabajo. Sacábamos elepés y también los 45 porque el público lo demandaba en aquellos años y así seguimos grabando hasta hoy, pero ya con nuestro sello.

–La era digital los ha recibido con los brazos abiertos, cuentan con millones de reproducciones

–María: Hoy los tiempos han cambiado y el internet nos acoge y nos favorece de manera natural. Parece mentira, pero sí es verdad. Nuestros temas sobrepasan el millón de vistas. Es que tenemos en nuestro haber más de 400 canciones y cada una encierra una historia y un recuerdo.

–Ustedes se dan el lujo, por ejemplo, de colmar el Gran Teatro Nacional, al día siguiente un coliseo o estadios, ¿cuál es el secreto?

–Saturnino: Tuve la suerte de escuchar y aplicar desde muy joven el consejo de íconos como Picaflor de los Andes, Pastorita Huaracina. Recuerdo que ella siempre decía que nuestra música no era para cantarse en corralones, sino en escenarios y hay que respetarla. También tengo siempre muy presente el consejo de mantener la humildad que nos dio –en su momento– como gran lección el maestro Raúl García Zárate.

–Han logrado vivir del arte; sin embargo, ustedes se han diversificado en otros emprendimientos.

–Saturnino: Hay que tener 14 oficios para siete necesidades. Tenemos una radio, producimos nuestras canciones y ofrecemos conciertos. Antes el huaino no era tan reconocido, y el público hasta ocultaba su deseo de escucharlo; pero poco a poco esto ha ido cambiando.

–Hoy el huaino tiene un lugar preponderante.

–Saturnino: Estamos reconquistando lugares y volviendo a poner en su lugar nuestro género. Cuando estamos en Europa, Norteamérica y hasta Cuba siempre tratamos de demostrar el arte vernacular como una joya preciosa de nuestro país y eso sí, cantar siempre ‘en vivo’.

Un Perú mejor

Como artistas que son, ellos luchan por dejar un legado a los nuevos colegas del arte, “traten de hacer música con propósito. El que canta huaino tiene al pueblo en sus manos. Debemos ser mensajeros del sentimiento del pueblo. Mantengamos la esencia del huaino y ser portadores de las necesidades del pueblo”.

–Ustedes han sido calificados como Patrimonio Cultural del país.

–Saturnino: No puedo negar que hay grandes agrupaciones , pero tenemos el honor de ser portavoces de la música cusqueña y queremos devolverle al público sus canciones. Solo somos los encargados de transmitir esa herencia musical. Condemayta tiene la virtud de hacerte cantar, bailar y llorar.