Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.247


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 22

de julio de 2017

CARLOS MOSQUERA. CANTANTE

“Yo canto salsa como peruano”

Con 40 años de trayectoria, “la voz elegante de la música criolla’ graba su primer CD, Sentimientos. Presentará un adelanto del álbum el viernes 24, en el Cocodrilo Verde de Miraflores.

19/2/2017


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Foto: Oscar Farje

La primera vez que las multitudes lo escucharon fue cuando interpretó con el grupo Cosa Nuestra la salsa romántica ‘Aparentemente’ en valse peruano. Otros lo asocian a los ritmos afroperuanos con ese otro combo sabroso, Fiesta Negra. Con estos dos grupos sigue colaborando, pero la prioridad es su carrera como solista. 

El cantante de 58 años, vecino de Santa Beatriz, casado e hincha del ‘Muni’, estudió Medicina hasta el quinto año, pero vino la primera gira por Europa que le tomó casi medio año; regresó, volvió a las aulas, y llegó otro viaje.

–¿No te arrepientes de haber dejado la medicina por la música?

–Pude haber sido médico, pero siempre quise ser músico. No me arrepiento. Con el favor de Dios no he pasado etapas malas. Es que mi vida es muy ordenada.

–Un músico raro…

–Yo diría que, hoy en día, los músicos son ordenados, muy estudiosos y disciplinados. Habría que ser un tonto para meterse en las drogas.

–Antes era otra cosa... 

–Me ha tocado vivir el final de la época de oro de la música criolla y esta. En esa época había mucho celo, pero también mucho conocimiento. Para ganarte un espacio había que luchar. Ahora es sencillo, todos tienen su disco y salen.

–Empezaste cantando los valses ‘Anita’ y ‘La Comarca’, y después entraste a la música afroperuana.

–Es que en ese entonces era distinto. Ahora lo afroperuano es el soporte de lo criollo. No puedes imaginarte haciendo un valse, una marinera limeña o un tondero si no hay un cajón bueno. Es el aporte de lo afroperuano, hasta la forma de cantar, con sabor y sentido diferente, increíble. ¡Mira sino cómo cantaba Lucila Campos!

–¿Quiénes fueron tus cantantes de cabecera?

–Muchos. Rafael Matallana, Abelardo Vásquez. En el ámbito internacional, Moncho El Gitano, que tiene una jerarquía para decir sus canciones. Cheo Feliciano es mi ídolo: un tipazo que pasó por todo. Se paraba en un escenario y no necesitaba bailar para decirte ‘alegría’, igual que Héctor Lavoe o Bobby Cruz. Eso es de genios.

–Tu estilo es muy singular, ¿de dónde viene?

–He hecho todos los géneros: salsa, baladas, afroperuano, valses. Con la señora Mariella Trejos musicalizamos los poemas de Federico García Lorca, un autor muy intenso, muy fuerte. “Acá no interesa lo que puedas hacer en la voz, sino lo que tú digas”, me aconsejó ella. “Tienes que aprender a ‘decir’ las cosas”. Es lo que he aprendido. Por eso siempre empiezo diciendo: “Vengo a decirles mis canciones”.

–Es lo aplicas en tu carrera profesional.

–Sí. Cuando hago salsa, yo me meto en la salsa y no canto como puertorriqueño ni como cubano, yo canto la salsa como peruano. Yo soy y moriré peruano. Amo a mi país más que ningún lugar del mundo. De repente nuestra música criolla no será la más bonita del mundo, pero es mía. Y aprendí a amar la música de la sierra haciendo el folclor.

–¿Cantas huainos?

–¡Claro! Y he trabajado con varios grupos de folclor durante años. Aprendí de ellos mucho, como los patrones de guitarra andina. El huaino ayacuchano es una cosa diferente, riquísimo. Rosa Guzmán acaba de grabar un disco de huainos con el guitarrista Rolando Carrasco. Y que me perdone Rosita, pero créeme que se le escucha mejor que en los valses. Tiene un sentimiento para cantar que no es del valse. Está muy bien hecho.

–¿Puede pasar lo mismo con Carlos Mosquera?

–¿Por qué no? Sería muy bonito cantar huainos.

Lleva cuatro décadas en la música, ha grabado con Perú Negro, Susana Baca, solistas y grupos, pero recién se animó a grabar su álbum debut, Sentimientos, en el que participan sus ‘primos’ de corazón: Tito Manrique, Felipe Pumarada, Mariano Liy, Gigio Parodi, Mario Agüero, Marco Mosquera, Papeo Abán.

–¿Qué nos trae el disco Sentimientos?

–El recital del 24 será un adelanto del álbum. Voy a cantar lo que nunca he podido hacer en una peña. No son temas comerciales, pero sí con punche. Como los temas más románticos, más sensibles, de José Escajadillo, de Juan Mosto, que no lo encuentras en ningún lado. Y también tres boleros.

–¿Qué autor nunca faltará en tu repertorio?

–El maestro Felipe Pinglo, sus valses los canto a mi estilo, muy feeling. No diré que es el estilo tradicional, pero tiene la esencia. Uno de los temas que más me gusta del maestro es ‘Horas de amor’.