Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.245


Año del Buen Servicio al Ciudadano
JUEVES 17

de agosto de 2017

CUESTIÓN DE DERECHO

Democracia interna

La reforma electoral, en manos de congresistas que amando al Perú deseen realizar cambios históricos, cruciales y de largo aliento, para conseguir que se organicen partidos políticos nacionales, debe apuntar a la democracia interna en los mismos.

8/8/2017


Pedro Angulo Arana

Decano del Colegio de Abogados de Lima

Felizmente, entre nosotros, algo se ha avanzado y solo se requiere que la norma se convierta en una exigencia universal y radical, para mirar en mejores condiciones las futuras elecciones en el país.

Examinando nuestra realidad histórica, podríamos decir que quienes llegan al poder se desenvuelven de modo vertical, paternalista; no es algo que nos sorprenda.

Muchos de estos líderes se comportan del mismo modo en los partidos políticos que lideran, pasando a denominarse “candidatos naturales” y actuando como “dueños” de los partidos, para luego conformar las listas de postulantes según su parecer.

Así, postergan a quienes podrían haber realizado buenos trabajos políticos por quienes son sus familiares o amigos, en quienes tienen suficiente confianza como para darles directivas y asegurarse de que serán acatadas sin chistar.

Ello desanima a los integrantes de los partidos políticos, pues se manifiestan manejos personalistas, centralistas, que postergan a dirigentes de sus zonas, y con ellos a las demandas que representan, por los consabidos “leales a toda prueba”.

Así pues, con tal preparación, costumbres y prácticas, no debe extrañar que hasta en instituciones donde se realizan carreras, una vez en el poder, se termine afectando las promociones por los deseos de hacer manejos personales, sin pensar en los posibles daños institucionales.

Por ende, el remedio para todos esos males es diseñar modos democráticos de participación, de elección en los cargos partidarios y para candidatear en las elecciones de diverso ámbito.

Solo lo referido generará confianza, motivará la participación de militantes y desarrollará nuestra democracia.