Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.245


Año del Buen Servicio al Ciudadano
JUEVES 17

de agosto de 2017

El color de la fe

La selección de imágenes que presenta en Lima el español Ángel Marcos tiene dos vertientes definidas que no necesariamente se complementan, pero que dan cuenta de sus inquietudes.

13/8/2017


Ernesto Carlín

Editor de Culturales

Por un lado, vemos una colección de reproducciones en papel y cajas de luz de atardeceres de espacios abiertos como acantilados o precipicios. Las piezas, tituladas con el genérico ‘aura’ más un número, juegan con esos momentos en que la luz natural está por llegar o desaparecer y los colores adquieren especiales tonalidades.

Por otro lado, tenemos fotografías tomadas en Ciudad del Vaticano. Unas son retratos de la arquitectura del lugar, casi una estampa turística. Otras, más interesantes, buscan ángulos distintos de lo ya visto hasta la saciedad. Un ejemplo, las espaldas de los santos del frontis del palacio papal en la plaza de San Pedro. También se elevan sobre el promedio las que, utilizando técnicas de edición de la fotografía, juegan con los balances de color poniendo a las personas en blanco y negro, en contraste con el resto.

Hay otra pieza, que sola hubiera funcionado, en la que se reúnen distintas fotografías en blanco y negro con objetos en venta en los alrededores del Vaticano. Aunque es bella la imagen, y sugerente el título de El precio de la fe, tiene el principal escollo de no encajar con el resto del material.

Pareciera que se ha reunido imágenes de distintas series para dar una idea del trabajo de Marcos, por lo que cuesta encontrarle una coherencia a la selección. Más allá de eso hay algunas piezas que valen la pena. Por ejemplo, las cajas de luz de paisajes naturales de su primera mitad.

Ficha técnica

Alrededor del sueño 6-Vaticano

Muestra fotográfica del español Ángel Marcos. Galería Enlace (avenida Camino Real 1123, San Isidro). Impresiones en papel y cajas de luz. Va hasta el 16 de setiembre. En el mismo local hay una muestra de esculturas de Pool Guillén. El ingreso es libre.