Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.247


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 22

de julio de 2017

HISTORIA

El más benemérito de la Patria

En un oficio dirigido al Cabildo de Lima el 18 de julio de 1821, el Libertador José de San Martín dispuso confeccionar el Estandarte de la Libertad, según el diseño elaborado por él mismo, para ser presentado al pueblo el día de la proclamación de la independencia, programada para el sábado 28 de ese mes.

9/7/2017


José Vargas Sifuentes

Periodista

Además, solicitó que las autoridades edilicias designaran a quien debería portarlo, para cuyo efecto debían elegir a “aquel individuo que al juicio sano de V. E. sea el más benemérito de la Patria y más digno por sus servicios a ella”. En el marco de un cabildo abierto, autoridades y vecinos de Lima designaron por aclamación al conde de la Vega del Ren para que cumpliera el honroso encargo.

En oficio dirigido a San Martín el 25 de julio, el Cabildo informó de su designación “por considerarlo adornado de las recomendables circunstancias insinuadas”. ¿Quién era ese ilustre limeño?

Según el Diccionario histórico-biográfico del Perú, se trataba de José Matías Pascual Vásquez de Acuña, limeño, caballero de la Orden de Santiago, conde de la Vega del Ren, elector de la Abadía de San Andrés de Tabliega, en Burgos; y patrón de la Capilla de Todos los Santos de la Catedral de Lima y del convento de San Pedro, antes colegio de la Compañía de Jesús.

Fue alcalde ordinario en 1791, 1792 y 1810; regidor del Cabildo Constitucional de Lima en 1813 y 1820.

Entre los hombres que desde el principio de la contienda sudamericana destacaron por su adhesión a las ideas liberales y la independencia del Perú se encontró siempre al conde de la Vega.

Su nombre apareció mezclado en las tentativas de revolución, y fue objeto de vigilancia de los virreyes; en varias ocasiones estuvo enjuiciado, perseguido y preso, con peligro y dificultades para recuperar sus garantías constitucionales.

Nacido en Lima el 26 de mayo de 1784 y casado con Josefa Messía y Aliaga, hija de los condes de Sierra Bella, De la Vega ejerció el cargo de consejero de Estado, a poco de proclamada la independencia.

Él se encargó de sacar el Estandarte del Ayuntamiento, dirigirse a Palacio de Gobierno y ponerlo en manos de Pedro José de Zárate, marqués de Montemira y jefe político-militar de Lima, y conducirlo después a las cuatro ceremonias de proclamación, encabezadas por San Martín, realizadas en la Plaza Mayor y en las plazuelas de La Merced, Santa Ana y de La Caridad o de la Inquisición.

Dados sus conocimientos protocolares, se encargó de organizar la fiesta con que se coronó la histórica jornada; contrató la música y la cena, gestionó la banda militar del Regimiento 8, para que alternara con la orquesta e interpretara música militar. Fue también el cuarto personaje, después del alcalde y de los dos primeros regidores, en jurar la independencia del Perú, el día 29 en la Sala Capitular de Lima. Honor a su ilustre memoria.