Tipo de cambio:

Compra: 3.245

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 26

de julio de 2017

ENFOQUE

Las paradojas del café peruano

Perú posee uno de los mejores cafés del mundo. Somos un país cafetalero con cerca de 100 años de historia y aunque el cultivo de su grano selecto está cosechando medallas en escenarios internacionales, su consumo interno per cápita es muy bajo en relación con otros países productores, incluso aquellos que no tienen producción cafetalera en el mundo.

8/7/2017


Pilar Marín Bravo

Periodista

A esta situación se suma el hecho de las bajas ganancias que obtienen los productores respecto a los precios de un producto que tiene buena cotización en el mercado internacional.

En el Perú, alrededor de 223,000 familias están dedicadas al cultivo de café en 425,000 hectáreas, de las cuales más del 98% se encuentran ubicadas en las zonas de selva alta de 10 regiones.

Hasta el año pasado, el consumo per cápita de café peruano se estimó en 760 gramos, lo que significó un incremento de 8.57% respecto al 2015. Esta cifra, sin embargo, es baja si se compara por ejemplo con sus similares de Brasil, donde el consumo oscila entre los cuatro y cinco kilos per cápita al año, en tanto que en Colombia su promedio es de 5.6 kilos cada año.

Hace unos días, el Perú fue noticia al ganar 12 de los 23 premios otorgados en la tercera edición del Concurso Internacional de Cafés Tostados al Origen, organizado por la Asociación para la Valorización de los Productos Agrícolas (AVPA)París 2017. Distinción con la que el Perú superó a fuertes competidores como Colombia y México.

Si las bondades del grano de café peruano son reconocidas por su excelencia a nivel internacional, ¿por qué el consumo interno del café es tan bajo en el país?

Probablemente, la respuesta estaría en una serie de mitos que durante años han estado asociados a su impacto negativo en la salud y que frenan su consumo. Mitos que habría que desterrar con una agresiva campaña que promueva no solo las propiedades y beneficios del café, sino también la puesta en valor de uno de los productos bandera que hay que difundir con el ejemplo y con mucho orgullo en nuestro consumo.

Desafíos tanto para el sector privado como para las instituciones del Estado, que están trabajando pero que pueden hacer mucho más. Como por ejemplo promover la venta de café gourmet para consumo interno en ferias y supermercados, algo que actualmente se reduce a dos o tres marcas que la hacen poco visible al consumidor promedio.

El Gobierno ha anunciado la puesta en marcha de un Plan Nacional de Acción del Café para este año. La próxima Feria Internacional de Cafés Especiales (Ficafe), que se realizará en setiembre en el distrito de Villa Rica (Pasco), será además una buena oportunidad para que los pequeños cafetaleros negocien directamente con los importadores de los principales países consumidores. Iniciativas que deberían ir acompañadas de planes para promover el consumo interno como parte de los desafíos para incrementar la productividad.