Tipo de cambio:

Compra: 3.241

Venta: 3.243


Año del Buen Servicio al Ciudadano
VIERNES 18

de agosto de 2017

CON LA LÍNEA 2 DEL METRO DE LIMA

Se reducirá dióxido de carbono en Lima

AATE informa que se dejarán de emitir 200,000 toneladas.

4/8/2017


La Autoridad Autónoma del Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao (AATE) informó que el inicio de operaciones de la Línea 2 del Metro de Lima y el Ramal Faucett-Gambetta permitirá dejar de emitir cerca de 200,000 toneladas de dióxido de carbono que contaminan la atmósfera, reduciendo considerablemente el perjuicio a la salud de la población de ambas ciudades.

La AATE destacó que este sistema ambientalmente amigable transportará al inicio a más de 660,000 pasajeros diarios y se dejará de lado los vehículos contaminantes.

Se explicó que el efecto invernadero que padece el planeta es generado por el empleo de los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) que utilizan los vehículos. Además, altas concentraciones de dióxido de carbono pueden desplazar oxígeno en el aire, resultando en cantidades menores de oxígeno para respirar.

Ventajas

En cambio, los trenes de toda la red del Metro de Lima y Callao funcionan con energía eléctrica. En ese sentido, los 42 trenes con los que contará inicialmente la Línea 2 y Ramal Faucett-Gambetta contribuirán al cuidado del medioambiente al usar energía limpia como la electricidad. Ello posibilitará reducir la contaminación ambiental y sonora.

Otro de los beneficios de este proyecto es que promoverá el acceso más rápido de la población de los distritos del Callao, Lima, Breña, La Victoria, El Agustino, San Luis, Ate, Carmen de la Legua, Pueblo Libre y Santa Anita, principalmente, a sus centros de trabajo.

Menos tiempo de viaje

Actualmente, llegar de Ate al Callao demora aproximadamente dos horas y media en transporte público; mientras que en los trenes de la Línea 2 el tiempo de viaje será de solo 45 minutos. El hecho de que estos trenes serán completamente automáticos (sin conductor) disminuirá, en 80 segundos, los intervalos entre cada tren en las horas punta. Asimismo, al tratarse de un proyecto subterráneo no utilizará el escaso espacio urbano y posibilitará liberar áreas públicas a fin de facilitar el tránsito vehicular.