Tipo de cambio:

Compra: 3.245

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 26

de julio de 2017

Vigorexia, trastorno moderno

Cuando el culto a la buena figura excede lo considerado natural.

Hacer ejercicio es positivo porque nos ayuda a fortalecer nuestros músculos, bajar de peso y, sobre todo, mantenernos sanos, evitando sufrir enfermedades cardiorrespiratorias; sin embargo, entrenar demasiado, hacer dietas muy exigentes y obsesionarnos con la forma en cómo vemos nuestro cuerpo podría llegar a convertirse en una enfermedad que ya tiene nombre: la vigorexia.

23/5/2017


Detección oportuna

“La vigorexia es considerada un trastorno mental que en la mayoría de los casos se presenta en varones de entre los 15 y 35 años, y se manifiesta en el deseo desmedido por exigirle a sus cuerpos una figura soñada, pero que frente a un espejo ven una figura débil y poco masculina”, expresa Carolina Contreras, coach y nutricionista de Lab Nutrition.

Cómo detectarlo

• Baja autoestima: Se comparan con los demás y creen que sus músculos no se marcan lo suficiente en semejanza con otros. Se ven flacos y hasta inferiores a quienes los rodean.

• Obsesivos con el deporte: Nunca es suficiente para ellos y creen que jamás podrán definir su cuerpo pues siempre tienen un reto más.

• Aislamiento social: Nunca tienen un momento para una reunión familiar, encuentro con los amigos o algún evento social porque siempre están entrenando. Solo interactúan con otras personas para hablar de su rutina, pues están pendientes de sus resultados.

• Dietas muy estrictas: Tienen una alimentación muy restringida, cero grasas y azúcares; incluyen en sus dietas muchos hidratos de carbono y proteínas, y no dejan pasar por alto una sola comida. Consumen batidos, huevos, carnes y lácteos en exceso.

Es importante comprender que no todos los cuerpos son iguales y que no siempre lo que ves puede ser real. Recuerda siempre medirte, pesarte y tener la asesoría de un especialista.